miércoles, 14 de enero de 2015

ACUARELA. MARIPOSA.

   Cuando la naturaleza se abre paso me gusta estar allí para disfrutar de ella. Si una mariposa se cruza en mi camino suelo seguirla con sigilo para descubrir sus ocelos, sus colores vibrantes y me acerco tanto que intuyo su piel con vello y se convierten en pequeñas pincelas de color, ordenadas y al mismo tiempo fortuitas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario